jueves, 16 de junio de 2011

HELADO DE CHOCOLATE CASERO SUPERCREMOSO

Hace calor .... ¿verdad?..... ¡Pues ya tenemos otra excusa para tomarnos un buen helado!!.

Y creerme en casa podemos lograr hacer unos helados estupendos, incluso sin necesidad de tener heladera (como es mi caso).

La cuestión es probar y perderle un poco el miedo. Hay muchas técnicas que dependen en gran parte de los ingredientes que utilicemos. Y estos mismos ingredientes nos darán un tipo u otro de helado: texturas densas y cremosas, otras más ligeras pero igualmente suaves... así hasta llegar a esos tipo sobetes tan refrescantes.


Esta receta que os doy hoy me ha sorprendido mucho por lo sencilla y cómoda que es de hacer. Lo único que tenéis que cuidar es utilizar los mejores ingredientes que podáis y el tener un poco de pacienciencia en el proceso de congelación si no usáis heladera.


Con las cantidades que pongo tenéis bastante cantidad. Ah!! y un consejo importante que os animo a que sigáis: para el proceso de congelado y mantenimiento es bastante recomendable que hagáis uso de un tupper cuadrado o rectangular que tenga una base grandecita (21*16 cm es el mío) y la altura por lo menos de 10 cm. Luego en la explicación de la receta entenderéis por qué.


INGREDIENTES



  • 180 gr chocolate al 70% cortado en trozos


  • 300 gr leche entera


  • 300 gr nata al 35%


  • 113 gr azúcar glass


  • 2 cucharadas de sirope de agave (puede servir otro o incluso no ponerlo pero a mí me gusta más la textura)

En un bol mezclar con barillas (sin necesidad de batir mucho) la leche y la nata. Reservar.


Derretir el chocolate al baño maría. Apartar del fuego y verter sobre la mezcla anterior removiendo con cuidado.


Añadir el sirope y luego el azúcar y seguir removiendo hasta estar seguros de que todo está bien integrado. Ponerlo en el tupper.


Ahora hay que dejarlo templar fuera unos minutos para luego taparlo y meterlo en la nevera.


Allí debe estar hasta que se haya enfriado.


Es entonces cuando pasa al congelador (dejarlo apoyado totalmente en horizontal,¡que no esté inclinado!)
A partir de aquí es cuando vamos a lograr que quede bien cremoso.... si lo hacemos bien.


El truco está en ir rompiendo los cristales que se forman durante la congelación y para eso el proceso es muy sencillo (por eso es tan importante que el tupper sea con bastante base, porque lo ideal es que el helado esté colocado a lo ancho y no a lo alto, no debería tener más de 3 dedos de alto para que todo el proceso sea rápido y cómodo). Entre la primera media hora o una hora (depende del congelador) sacáis el tupper y se ve que ya empezarán a estar congelándose los lados y algunas otras zonas. Lo que hacéis es con la batidora (y con cuidado porque salpica!) batir de nuevo toda la mezcla rompiendo todo de forma que vuelva a ser una crema.


Taparlo y de nuevo al congelador. Así hay que repetir el proceso cada vez que se ve que ya ha empezado a congelar. Por lo menos hay que hacerlo 3 o 4 veces. Ya después se volverá a tapar y se deja terminar de congelar por completo.


Y ya está!!!, es sólo darle un poco de mimo al final!.


Sacarlo del congelador y meterlo en la nevera como media hora antes de comerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada