jueves, 30 de diciembre de 2010

GALLETAS SALADAS DE HIERBAS PROVENZALES: EL PERFECTO APERITIVO

Las galletas saladas no están lo suficiente bien valoradas (¡claro que con lo que se encuentra normalmente en el mercado!) y la verdad es que además de haber de muchas clases... desde las más crujientes y finitas estupendas para servir de bases de quesos cremosos , patés vegetales, tapenades, a otras más gorditas que funcionan a las mil maravillas con fondues, con quesos como la Torta del Casar, pueden tener gran cantidad de sabores (hierbas, especias, mostazas...), nos pueden ayudar a preparar un aperitivo muy especial (sobre todo ahora en Navidad que parece que ya todo se ha hecho y a veces las cosas son demasiado barrocas y complicadas).
Si os digo la verdad yo había hecho muchas veces estas galletas porque nos encantan pero ahora preparando el curso y haciendo muchas pruebas e ido regalando a mucha gente.... y es ahora cuando he comprendido el éxito que tienen!.
Bueno sólo quiero poneros una sencilla receta con aromas suaves que os puede ayudar a acompañar otros platos sin alterar sus sabores. Es una base muy cómoda y sencilla que podréis saborizar de mil maneras para que os animéis a empezar a hacer y sorprender con ellas!!

INGREDIENTES:
  • 110gr de mantequilla en pomada
  • 9 gr de sal gorda
  • 260gr harina
  • 70 gr leche
  • 1 cucharadita de cebolleta picada
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de tomillo

Batir la mantequilla con la sal.

Incorporar la harina previamente mezclada con la sal y las hierbas.

Mezclar bien. Os quedará un poco suelta y arenosa. Añadir la leche y amasar suavemente hasta que todo quede bien incorporado.

Colocar la masa sobre un film transparente, cubrirla con otro film y estirar con rodillo hasta que quede del grosor unos 3 mm.

Meter en nevera unas horas hasta que endurezca (se puede hacer de un día para otro o meterla en el congelador una media hora si estáis con prisas).

Precalentar el horno a 180 grados mientras las cortáis de la forma que más os guste (con cortapastas, cuadrados, palitos....).

Poner sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear.

Hornear durante 17 minutos.

El taller, en La cocina de Babette.

FELIZ AÑO!!!!!

viernes, 24 de diciembre de 2010

KESTKRANSJES: GALLETAS NAVIDEÑAS PARA COLGAR EN EL ARBOL



Bueno ya ha llegado el día !!.

Supongo que no todos seréis tan fans de la Navidad como soy yo, pero seguro que algo os tocará en el corazoncito.... aunque solo sea porque hay que ir a trabajar, correr a casa para hacer la cena y a las diez de la noche tener un aspecto fabuloso como si te hubieses pasado el día en el spa.

Bueno pues si encontráis un ratito para hacer unas galletas riquísimas y la mar de resultonas pues aquí os doy una idea. El pasado día 22 los de ADN vinieron al curso que impartía en la escuela y les sacaron más fotos y muy chulas por si queréis ver mas formas de las que ahora pongo aquí y otros acabados que hice para la ocasión con glasas de colores.

Son unas galletas navideñas en forma de rosquillas, o de estrellas con la condición de que tengan un agujero central.

Tradicionalmente en Holanda se hacen para el festejar el día 6 de Diciembre en el cual se las coloca un lazo y se las cuelga del árbol. Pero a nosostros nos pueden venir que ni al pelo para sorprender en estos días a los que nos visiten.

Tienen todas las características que han hecho famosas las galletas centro europeas por sus aromas a mantequilla, y textura especialmente crujiente . Aunque en este caso las aromatizaremos con limón y las adornaremos con almendras... las reinas de cualquier elaboración de estas fechas que se precie!.

INGREDIENTES

  • 150 gr mantequilla en pomada

  • 120 gr azúcar integral

  • 275 gr harina

  • 1 huevo

  • ralladura de limón (a ser posible ecológico)

  • almendras picadas gruesas

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee. Añadir entonces el huevo y seguir batiendo hasta que todo esté integrado.
Mezclar con la harina y la ralladura. Hacerlo con una rasqueta hasta que no queden restos de harina suelta, seguir ahora suavemente amasando con las manos hasta que notéis la masa suave y homogénea . Estirarla en forma de rectángulo y cubrirla con film.
Meter en el congelador media hora más o menos. Ha de quedar prácticamente congelada porque es tremendamente sensible al calor que se la da cuando la manipulamos.

Extender la masa con un rodillo hasta un grosor de 0.5 cm y cortar con dos cortapastas, uno de ellos pequeño y circular que nos sirva para hacer el agujero (este agujero no ha de ser muy pequeño porque corremos el riesgo de que desaparezca al hornear). Pero antes de hacer el agujero adornarla con las almendras picadas (haciendo una suave presión) y luego ya se lo podéis hacer.
Colocar sobre una bandeja de horno forrada y hornear a 180º entre 15 y 17 minutos (tiene que quedar doradita y no salir dura del horno).
Pasar un lazo por su agujero y colgar del árbol!.

Aquí nos tenéis haciendo las masitas y formando justo antes de meterlas a enfriar!




FELIZ NAVIDAD

lunes, 20 de diciembre de 2010

LEBKUCKEN

Preparando los cursos de dulces navideños que tenía que dar en La Cocina de Babette no podía por menos que dedicarle un buen rato a este dulce.


Es un gran clásico de la repostería en Alemania y de aquí surgen múltiples versiones no sólo en el norte de Europa sino que llega a Estados Unidos con sus archi-famosas galletas de jengibre. Pero en realidad éstas últimas difieren bastante de las originales, no sólo en los endulzantes que utilizan y sus proporciones, sino también en las especias, de hecho el jengibre no aparece en las alemanas.

Tiene una denominación de origen propia y está protegida desde hace mucho tiempo por las leyes alemanas. Su origen se remonta a una torta de miel llamada “honigkuchen” que vienen de la mano de unos pasteles que elaboraban los egipcios para colocarlos en las tumbas de sus dioses.


El lebkucken actual se forma en Bélgica de dónde pasa a Alemania por la ciudad de Aquisgrán y llevada a los monasterios.

Bajo su nombre se agrupan diversas variantes y especialidades ya sea por los ingredientes, las formas e incluso porque se dan desde las galletas más finas que han de colocarse sobre obleas hasta masas abizcochadas con varios centímetros de grosor (considerado el pan de Nuremberg).

Como denominación de origen lleva determinados los ingredientes (o por lo menos algunos de ellos):

Frutos secos
Naranja o limón confitados
Miel, harina, azúcar y huevos
Pasta de almendra o harina de almendra
Anís, cardamomo, coriandro, nuez moscada, clavo, pimienta, canela

Entre las múltiples pruebas que hice para los cursos fui desde las más ortodoxas a las más "comerciales", personalmente me quedo con esta que tiene un pedacito de lo bueno de cada una de ellas y con un toque más de estas fechas.


INGREDIENTES:

  • 250 gr harina

  • 30 gr harina de almendras

  • 90 gr azúcar integral

  • 100 gr mantequilla

  • 40 gr miel

  • 1 huevo

  • ralladura de 1 naranja

  • canela, cilantro, nuez moscada, clavo

  • chocolate negro y fruta confitada para decorar

Batir el azúcar con la mantequilla hasta que blanquee. Incorporar la miel y seguir batiendo bien.
Añadir el huevo y la ralladura de naranja.
Mezclar las harinas con las especias y cuando estén correctamente unidas verter sobre los líquidos.
Ir formando una masa homogénea para que queden restos sueltos de harina ni pegotes. Terminar con un suave amasado a mano.
Formar un cilindro y cubrir con film. Meter al congelador una media hora, aunque si es posible mejoran mucho si se dejan de un día para otro guardadas en la nevera para que se impregnen bien todos los aromas.
Cortar lonchas de 0.5 cm y hornear a 180º unos 10 minutos.


Una vez frías cubrir con el chocolate derretido y las frutas picadas.

domingo, 12 de diciembre de 2010

PAN CANDEAL

El pan candeal es un pan típico de Castilla y León y que es fácil encontrar en toda la zona centro de España. Lo que no es tan sencillo es encontrar información buena sobre cómo elaborarlo porque realmente es bastante peculiar. Su miga es densa, sin alveolos y corteza lisa.
Todas estas características son gracias al tipo de harina (harina recia o candeal) y a su bajo grado de hidratación que está alrededor del 50% (normalmente se trabajan masas con un 65% o 70% de hidratación), así que casi son el punto contrario de una ciabatta.
El caso es que por fín he podido hacer mi propio pan candeal gracias a que he encontrado una estupenda harina en el http://www.elamasadero.com/ y las estupendas instrucciones para el amasado que están en panis nostrum

Aunque sea diferente a otros panes que hayais hecho probar a hacerlo porque es estupendo.

INGREDIENTES
  • 400 gr harina candeal
  • 175 gr agua
  • 200 gr masa madre blanca
  • 10 gr sal
  • 4 gr levadura seca de panadero

Batir el agua con la masa madre hasta que quede bien mezclado. Disolver la levadura.

Añadir la harina con la sal y mezclar en el bol con una rasqueta hasta que todos los ingredientes estén integrados.

Ahora nos toca amasar, pero con masas tan poco hidratadas tenemos que recurrir al amasado tradicional y a todas nuestras ganas..... En fín a hacer ejercicio por lo menos 10 minutos!.

Cubrir la masa y darlas unos minutos de reposo.

A partir de ahora seguiréis trabajando la masa utilizando un rodillo. Hay que estirarla formando un rectángulo (puede que al principio tenga un poco de correa, es normal podéis darle unos minutos de descanso pero no demasiado porque el amasado ha de ser lo más rápido posible para que no empiece a fermentar), entonces lo doblais sobre sí mismo como cuando se pliega la masa de hojaldre.

Volver a estirar y a hacer el rectángulo. Repetir el proceso tres veces dando reposo entre ellos.

Una vez finalizado formarlo y greñarlo (profundamente) inmediatamente. Dejarlo cubierto en la bandeja en la que lo vais a hornear. El levado oscila entre una y dos horas. La clave es que entre al horno en cuanto veamos que la masa empieza a fermentar entre los greñados que le hemos hecho (la masa estará más crecida y parece más esponjada y tiene pequeñas burbujas en los cortes).

El horno ha de estar precalentado a 250º. Bajarlo a 220º cuando metemos el pan y mantenerlo a esta temperatura los primeros 20 minutos. Bajarlo a 200º y seguir hasta un total de 35 minutos o hasta que tenga una temperatura interior de 96º.

Espero que os salga bien y os guste. Y si queréis todavía admite una versión más baja de hidratación de la que os pongo aquí por si os atrevéis con ella.



domingo, 5 de diciembre de 2010

GALLETAS DE CABELLO DE ANGEL

Este año por fin conseguí tener una calabaza confitera y las ganas de tirarme cuatro horas haciendo cabello de ángel. Cuando había terminado, y con seis tarros tamaño gigante sin saber dónde meterlos, puse a Dios por testigo que jamás volvería a pasar por aquello.




Pero bueno, han pasado algunas semanas y el cabello de ángel, Dios y yo nos hemos relajado y hasta me ha apetecido hacer algo con ello.




Y con este frío y el sentimiento navideño- amoroso que empieza a apoderarse de mí decidí canalizarlo haciendo una de las cosas que más me apetecen.... unas galletitas!.




Aquí tenéis el resutado, unas galletas gorditas, bien doradas, crujientes y que en cada bocado notas la textura y un delicado sabor a la confitura.




Espero que os gusten.

INGREDIENTES:



  • 300 gr harina

  • 100 gr mantequilla en pomada

  • 110 gr azúcar integral

  • 140 gr cabello de ángel ( podéis animaros a hacerlo o comprarlo)

  • 1 huevo

Batir la mantequilla con el azúcar y cuando estén bien mezclado añadirles el huevo seguir batiendo hasta que se vea homogéneo.


Poner el cabello de ángel y volver a batir.


Por último incorporar la harina y remover hasta que sea una masa lisa suave y blandita.


Antes de formar cubrirla con film y refrigerar unas horas hasta que haya endurecido lo suficiente para poder trabajar con ella. Yo en este caso formé un cilindro y luego corté rodajas de medio centímetro pero si os gustan más con cortapastas hacerlo así pero os recomiendo dividir la masa en dos y mantener una en frío mientra cortáis la otra para que no se caliente porque es bastante sensible al calor.


Colocarlas en la bandeja de horno forrada con papel sulfurizado.


Hornear a 180º entre 13 y 15 minutos.


Enfriar en rejilla.


sábado, 27 de noviembre de 2010

PAN DE CENTENO CON FRUTAS Y CAFÉ

Aquí sigo experimentando con los panes de centeno e intentádolos llevar a mi terreno..... dulces, cremosos, que te apetecen tanto para tomar en el desayuno como con un buen queso. Así que si a esto sumamos las fechas a las que nos acercamos pues casi estoy haciendo panes festivos con harina de centeno.
He de confesar que con la harina de centeno tengo una relación de amor quisquilloso y un poco gruñón. En otras palabras, me encanta, no paro de hacer pan y galletas (dulces y saladas) con ellas pero cada vez que estoy formando las piezas y por más que me moje las manos se pone rebelde, o cuando después de estar horneando como para acabar con toda la luz del barrio sigue sin alcanzar los 97º.... empiezo a mirarla un poco de reojo, con los ojos entrecerrados y un brillo un poco oscuro en la mirada....... Claro que esto no es comparable a cuando tengo que esperar las 24 horas de rigor para cortar el pan de turno a ver si me ha otorgado el honor de desarrollarse y hornearse bien.
Pero luego, ¡queda tan bien y tan rica!. Además es como un reto y yo sigo ahí dándole que te pego.
Bueno después de toda esta charla neurótica paso a explicaros la receta de hoy.
Hojeando el libro de Richard Bertinet "Crujientes" encontré un pan de centeno con pasas que me pareció bastante distinto y que me podía servir de base para hacer algo un poco más golosote. Después de sufrir lo que sufro yo con la susodicha harina quedó rico.
Es dulce (sobretodo por como va enriquecido mas que por la masa en sí) pero no mucho, el aroma a frutas y café queda delicado y se marca más cuando calentáis una rebanadita.
Una advertencia, yo lo hice con un método retardado porque tenía que estar fuera de casa bastante tiempo pero vosotros podréis hacer fermentaciones más cortas (os lo detallo en la receta)
INGREDIENTES:
  • 500 gr harina de centeno integral
  • 250 gr de masa madre blanca (si, si blanca)
  • 5 gr de levadura seca de panadero (la próxima vez voy a poner un poco menos)
  • 9 gr de sal
  • 30 gr sirope de agave (si no tenéis probar con miel o melaza)
  • 375 gr agua
  • 3 cucharaditas de café molido
  • 100 gr pasas remojadas
  • 100 gr de fruta confitada picada

Disolver la masa madre en el agua. Añadir la levadura seca, la sal, el café, y el sirope, batir muy bien.

Incorporar la harina y mezclar con la rasqueta hasta que no quede ningún resto seco. Se supone que ahora (según el libro) habría que amasar, pero os puedo asegurar que en mi humilde opinión eso es algo poco menos que una tarea de titanes. Las masas de centeno no suelen amasarse... pero bueno yo incluso lo intenté en esta ocasión y lo dejé por imposible. Así que le puse las pasas y la fruta confitada repartiéndolas bien, formé la pieza y la dejé en su molde tapada por film para que fermentase ( el dice que la dejes en un recipiente y que pasada una hora la dobles y hagas boleado, formes y pongas en el molde).

En un hora aquello crecía meteóricamente (por eso pienso en bajar la levadura de pandero). Fué entonces cuando la metí en la nevera y la dejé unas seis horas levando.

Para entonces ya había doblado con holgura y precalenté el horno a 250º mientras la masa ya estaba fuera de la nevera para que se templase.

Meter al horno y después de unos 5 o 10 minutos bajar la temperatura a 200º.

El tiempo total de horneado fue de 1 hora y 20 y alcanzó los 97º de temperatura interior.

Se deja enfriar fuera del molde en la rejilla y luego se cubre con papel parafinado o un paño y no se consume hasta el día siguiente


domingo, 21 de noviembre de 2010

BRIOCHE CON HABA TONKA Y BAÑO DE CHOCOLATE




Brioche con molde de Pandoro!..... en fin me gusta mucho como quedan con esta forma así que no me lo tengáis en cuenta.


La cuestión es que quería experimentar con dos cosillas, una hacer un brioche con levadura de panadero porque normalmente lo hago con masa madre y me pregunto hasta qué punto es una cuestión de ponerme pesada y quisquillosa con eso de hacerlo todo con masa madre y la otra era que pensé que podría darle un toque con el haba tonka.


El uso de esta haba es un descubrimiento relativamente reciente para mí, pero también he de decir que un poco adictivo, o sea que le estoy sacando partido. Es la semilla de un árbol con un olor impresionante que recuerda a la vainilla pero más intenso, también al caramelo sin ser tan quemado... bueno que es una maravilla pero que es mejor que no trate de explicaros y que intentéis olerlo vosotros. Su tamaño es bastante grandecito y para utilizarlo hay que rallarlo, pero es sencillo porque no resulta muy dura.


Su perfume es muy duradero y bastante intenso, así que no os puedo explicar como era cada vez que abríamos la bolsita en que guardé el brioche.....

Respecto a la receta confié en el siempre presente Peter Reinhart porque él suele plantear muchas elaboraciones con levadura de panadero ya sea fresca o seca, así que si alguien como él considera bien hacer un brioche así, quien soy yo para ponerme a dudarlo. Sólo hice unos pequeños ajustes a la receta original y luego le hice un baño de choco porque las Navidades se acercan y queda tan mono el nevadito.....

INGREDIENTES:

Para la esponja:

  • 65 gr de harina blanca de fuerza
  • 9 gr de levadura seca de panadero
  • 120 ml de leche a 35º

Para la masa:

  • 4 huevos que pesaban 2o5 gr si cáscara
  • 420 gr de harina blanca de fuerza
  • 50 gr de azúcar integral
  • 6 gr de sal
  • 115 gr de mantequilla en pomada
  • 4 habas tonka recien ralladas

Para el baño:

  • 60 gr de azúcar
  • el agua suficiente para cubrir el azúcar en el cazo
  • 80 gr de chocolate blanco
  • la ralladura de 1 haba tonka

Para hacer la esponja hay que mezclar la harina con la levadura e incorporar luego la leche. Remover para que todo quede bien humedecido y tapar con film durante unos 45 minutos para que crezca.

Para la masa incorporaremos los huevos batidos a la esponja y batiremos para que se unan correctamente. Verteremos sobre ésto la harina, el azúcar, las habas ralladas y la sal que ya estarán previamente mezclados. Remover con la rasqueta hasta que no queden restos de harina. Tapar y darle un reposo de unos 20 minutos.

Comenzar a amasar e ir incorporando la mantequilla poco a poco para que cada porción se distribuya más facilmente. La masa se irá haciendo mucho más suave y elástica pero lleva su tiempo, no es bueno forzarla mucho poniendo demasiado deprisa los trozos de mantequilla.

Al final del amasado la notaréis flexible, blandita y con mucho brillo.

Guardala tapada con film y enceitada para que haga la primera fermentación (una hora y media o dos). Es en este punto dónde te das cuenta de lo diferente que es trabajar con masa madre o con levadura de panadero, los tiempos se acortan mucho, sobre todo en las masas enriquecidas, vamos que a la hora yo ya la veía crecer a toda velocidad.

Cuando haya doblado la sacáis, boleáis y pasarla al molde (bien enceitado) para que haga la segunda fermentación (si os gusta formala de otra manera este es el momento de hacerlo). Cubrirlo con film, ahora necesitará otra hora u hora y media, y crecerá hasta sobresalir del molde.

Preparar el horno a 200º.

Meter al horno a esa temperatura unos 10 minutos para luego bajarlo a 180º (si véis que se os tuesta mucho la parte de arriba cubrirla con papel de plata). Estuvo listo en 35 minutos que es cuando alcanzó 93 grados en su interior.

Dejar enfriar en rejilla.


Para preparar el baño tendremos que hacer primero un almíbar de hebra floja con el agua y el azúcar (poner el azúcar en una cazuela y cubrirla con el agua, disolver a fuego suave y cuando está bien disuelto llevar a ebullición y dejarle hervir unos 3 minutos). Apartamos la cazuela del fuego y ponemos el chocolate sin parar de remover para desacerlo.
Bañar inmediatamente el brioche antes de que endurezca.


Total el experimento fue bien, estaba muyyyyy rico, olía muyyyy bien así que todos contentos (eso sí es más sensible al paso de los días que cuando lo hago de masa madre, pero bueno, no es que dure mucho sin comerse!)




domingo, 14 de noviembre de 2010

RATATOUILLE PIE

Tenía pensado hacer esta tarta desde principios de la semana y estaba con ganas de que llegase el fin de para poder ponerme con ella.
Ni que decir tiene que la peli de Ratatouille tiene mucha culpa de ella.... creo que la he visto más veces de las que quiera confesar....
En realidad es un guiso muy tradicional francés y que tiene un hermano casi gemelo con el pisto español. El caso es que aunque muchas veces no sólo se parecen por los ingredientes sino por su aspecto, en cambio también es cierto que hay otras que juegan a presentarlo en rodajitas rodeadas por arroz o pasta, o formando un milhojas sólas o con quesos... Yo como soy tan de "pastelera" y que también me pierde la pastelería salada quise hacerle una "camita" a esta básica pero siempre estupenda receta.
Por cierto la tomamos recién hecha, pero sobró y también la probamos en frío y no pierde nada, queda muy bien.

INGREDIENTES
  • 200 gr de harina
  • 100 gr de mantequilla fría
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de especia de cebolla molida
  • agua
  • 1 calabacín
  • 1 berenjena
  • 4 tomates de rama no demasiado maduros
  • aceite
  • sal gorda
  • tomillo

Lo primero que hay que hacer es la base. Para ello la mantequilla ha de estar muy fría y cortada en dados y la habéis de deshacer con los dedos poco a poco con la harina que ya tendréis mezclada con la sal y la cebolla.

Al incorporar la mantequilla con la harina se van desmenuzado los trozos poco a poco hasta conseguir una consistencia arenosa. No debéis amasar y hacerlo lo más rápidamente posible porque para que la masa quebrada tenga la consistencia adecuada (firme pero que se desmorona al morderla) tenemos que conseguir que las partículas de grasa envuelvan las partículas de la harina y que la masa no se comporte como una unidad uniforme, para eso es clave que la mantequilla se derrita lo menos posible y así no se repartirá de manera igualitaria por todos los elementos secos.

Añadir agua a cucharadas (poco a poco y cuanto menos mejor) hasta que conseguir amalgamar la masa formando una bola.

Cubrirla con film y dejarla enfriar en la nevera 1 hora.

Mientras aprovechar para hacer las verduras.

Cortarlas en rodajas de medio centímetro aproximadamente y sofreirlas en la sartén con un poco de aceite, sal y tomillo. Debéis poner cada verdura por separado y sólo ligeramente porque se han de terminar de hacerse en el horno. Reservar uno de los tomates para triturarlo con un poco de sal y un chorrito de aceite.

Sacar la masa de la nevera y estirarla con rodillo (se irá rompiendo, pero no desesperéis, poco a poco se formará una placa , si necesitáis ayudaros al principio de las manos para ir corrigiendo las grietas no dudéis en hacerlo).

Poner la base en un molde enceitado y pincharla con un tenedor. Cubrirla con el tomate triturado y colocar encima las verduras.

Meter al horno precalentado a 180º entre 25 a 30 minutos.

Bon appétit!!

domingo, 7 de noviembre de 2010

PAN A LOS QUESOS..... Y BESOS!



Siempre había probado a enriquecer las masas del pan con mantequilla, aceite, a parte de otros aromas o especias. Pero el caso es que con lo que nos gusta en casa el queso y aprovechando que acabábamos de comprar unos maravillosas cuñas de queso brie y de parmesano, me apeteció probar.
Así que ya que tenía bien alimentadita a una masa madre blanquita me lancé a ello y con buen resultado, sabor suave pero especial, la miga es jugosa pero sigue siendo ligera... bueno teniendo en cuenta de que es una hogacita de pan de masa madre!. De forma creció más por un ladito que por otro... en fín no lo puede tener todo...







INGREDIENTES:
  • 200 gr de masa madre blanca
  • 190 gr de agua
  • 60 gr leche
  • 400 gr de harina blanca de fuerza
  • 7 gr de sal
  • 30 gr de queso brie (pesado sin corteza)
  • 40 gr de queso parmesano rallado

Batir la masa madre con el agua y añadir la leche, seguir batiendo.
Incorporarle la harina y mezclar con la rasqueta hasta conseguir que no haya restos de harina sueltos.
Luego le dí como media horita de autolisis antes de ponerle la sal y comenzar con el amasado.
Cuando ya estaba prácticamente listo le puse el queso rallado y la mitad del de brie (tiene que estar muy blando, tipo mantequilla en pomada).
Seguir amasando.
Cuando ya esté bien incorporado terminé de poner el queso que faltaba y vuelta con el amasado.
Al final queda una masa muy suave y elástica.
Dejarle levar tapado con film unas dos horas, doblar y bolear y hacer el segundo levado como una hora y media aproximadamente.
Meter al horno precalentado a 250º 30 a 35 minutos (tiene que alcanza 36º en el interior).
Enfriar sobre rejilla si aguantáis...

Por cierto dedico esta hogaza a Bea que tanto me ha enseñado de panes.







domingo, 31 de octubre de 2010

PAIN DE GÊNES O BIZCOCHO ESPONJOSO DE ALMENDRAS



Se trata de todo un clásico y no es de extrañar. Es un bizcocho de sabor suave, esponjoso, un pelín húmedo ideal para acompañar a un café y que siempre deja con ganas de un poquito más.

Podríamos decir que es hermano liviano de la siempre genial Tarta de Santiago porque tiene ese sabor a almendra a medio camino entre el dulzor y lo amargo, pero su masa es muy abierta y ligera.

Como las almendras suelen convinar con casi todo es un postre con el que podéis jugar a saborizar con lo que más os guste y así tendréis un bizcocho bastante distinto cada vez que lo elaboreís. Yo lo he hecho esta vez con ralladura de limón y un poquito de canela pero la naranja, la vainilla, los licores e incluso el cacao funcionan muy bien.

Es sencillo de hacer aunque lo único que hay que asegurarse es de hacer un buen merengue "a punto de pico" (es decir que cuando levantéis las varillas se queden bien formados los picos y que al batir se queden marcados los surcos). Tarda un ratito en conseguirse pero de él depende que el bizcocho se levante porque no lleva ningún tipo de impulsor.

Por lo demás se hace en un periquete y se come más rápido aún.




INGREDIENTES


  • 250 gr de harina de almendra (la mejor la almendra marcona)

  • 250 gr de azúcar intregral

  • 5 huevos grandes

  • 130 gr de fécula de maíz (Maizena)

  • 150 gr de mantequilla a punto de pomada

  • ralladura de un limón y canela al gusto

Lo primero que ha de hacerse es dividir el azúcar en dos ( 125 gramos servirán para el merengue y los otros 125 para la masa) y separar las yemas de las claras de 3 huevos.

Una vez tenemos esto preparado, emulsionar dos huevos enteros con las yemas de los tres que tenemos divididos junto con 125 gr de azúcar. Hemos de conseguir que blanquee.

Logrado este punto se incorporará la mantequilla y batiremos bien. Añadir entonces los sólidos con movimientos envolventes.

Hacer el merengue a punto de pico con las claras y los 125 gr de azúcar restante.

Cuandolo tenemos listo se agregan a la masa con mucho cuidado y una vez más movimientos envolventes para que no perdamos el volumen. No tener prisa en hacerlo porque es importante conseguir una masa correctamente emulsionada y hueca.

Verterla en un molde y meter al horno precalentado a 180º unos 30 minutos aproximadamente.

Cuando esté bien frío podéis espolvorearle azúcar glacé.

domingo, 24 de octubre de 2010

PUDDING DE CALABAZA

Es una tontería resistirse...¿para qué?. Probablemente caiga en todos los tópicos al utilizar la calabaza en estas fechas, pero sinceramente.... me encanta!. Me lo paso pipa con estas fiestas, y no os quiero ni contar con las de Navidad.
No puedo negar que me encantan los disfraces, las pelis de miedo, todas esas caramelos y chocolates con formas terroríficas y las calabazas.... vaciadas y con caras labradas, con velas....
Me puedo "defender" hablándoos de todas sus propiedades. Ricas en vitaminas A, E, C, B1, B2, B3 y B6, resulta muy beneficiosa para la vista y como antioxidante. Es baja en hidratos de carbono y alta en contenido en fibra por lo que es baja en calorías y facilita las digestiones. También contiene minerales como el fósforo, potasio, magnesio y calcio que nos ayudará en mantener y mejorar nuestros huesos y conexiones nerviosas.
Bueno, que además de tener un aspecto fabuloso, y un color impactante es sana a rabiar.
Aquí os dejo con mi contribución a Halloween (y un chiste malillo), ¡están de muerte!.
INGREDIENTES:
  • 900gr de puré de calabaza (hervirla y triturarla con el tendor)
  • 3 huevos
  • 250 gr de queso mascarpone
  • 80 gr de queso parmesano rallado
  • 60 gr de pan de ajo duro machacado hasta que sea migas
  • 2 cucharadas de harina
  • sal
  • 1 cucharadita de garam masala
La elaboración es lo más secillo del mundo.
Una vez tenemos el puré frío mezclar todos los ingredientes menos las migas de pan y batirlos bien para que no quede ningún grumo.
Incorporar entonces el pan y mezclarlo para que quede repartido por toda la crema.
Verterlo en un molde individual o en varios individuales grandecitos (tipo muffin).
Meterlo al horno precalentado a 180º unos 35 minutos si son moldes pequeños o entre 50 a 55 si se trata de uno grande.

lunes, 18 de octubre de 2010

PAN DE ESPECIAS DE CENTENO 100%


Bueno ya llevaba tiempo yo queriendo hacer este pan. Lo vi en una entrada de los siempre estupendos Madrid tiene Miga (http://madridtienemiga.wordpress.com/) y ahí estaba yo dándole vueltas.
La idea de un pan de centeno 100% ya me resulta tentadora de por sí, pero si encima es dulce....todo en uno!!.
Creo que a los que nos gusta hacer los panes con masa madre ya somos de por sí bastante incomprendidos por nuestros entornos más cercanos... pero si encima tu vas tan contenta a contarles que esta semana te ha dado por hacer pan de centeno y que verás que rico para cenar, ya de la incomprensión empezamos a pasar a las miradas intensas y las sonrisas forzadas.
En fin que una ya se ha hecho un poco de coraza, pero tampoco es de piedra, pensé.... igual dulce, igual cortadito en rebanaditas tipo molde para mermeladas o quesos fuertes... igual....
Así que me lancé a hacer mi propia versión, un poco más dulce y con bastantes más especias y haciéndolo con harina integral de centeno y no de centeno blanca como en la receta original..... y se obró el milagro!!!!!!!....LES GUSTÓ!!!!.
Ya voy a repetir y todo!.
Dejando a un lado (solo un poquito) las bromas, la verdad es que es un pan maravilloso. Nada, o casi nada, ácido, aromático y con el dulzor justo que te permite usarlo para hacer sandwichs o tostadas dulces y saladitas.
Tiene la ventaja de que no tendréis que amasarlo (la harina de centeno no va a desarrollar gluten) y que una vez bien mezclado se colocará en el molde que luego irá al horno y únicamentente hay que esperar al momento óptimo para ese horneado. Ahora sí también os digo que es un pan tranquilo... muy tranquilo, os puedo decir que a mí me tardó 6 horas bien holgaditas en doblar, así que bueno podéis aprovechar bien el día mientras el hace su fermentación.
Espero que os guste tanto como a nosotros.
INGREDIENTES:
Para el soaker (hacer la noche anterior):
  • 240gr de agua hirviendo
  • 50 gr de harina de centeno integral

Para la masa:

  • 200gr de masa madre de centeno
  • 160gr de miel
  • 50gr de agua
  • 300gr de harina de centeno integral
  • 9gr de sal
  • 1 cucharadita de : nuez moscada, canela, cardamomo

El procedimiento es bastante sencillo, basta con mezclar todos los ingredientes de la masa e incorporar el soaker.

Remover mezclando bien con la rasqueta hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados.

Poner esta masa en un molde untado con aceite y luego cubierto con papel de hornear y cubrir con un film o con la tapa del propio molde.

Dejar que doble su volumen sin prisas, ya os he comentado que a mi me tardó 6 horas y aunque esto es solamente orientativo, no os pongáis a mirarlo a la hora o las dos horas porque probablemente esté igual.

Precalentar el horno a 200º y alcanzada la temperatura meter vuestro molde bien cubierto por su tapa y si no la tiene por papel de hornear. Dejarlo así una hora aproximadamente y luego descubrirlo y seguir horneando 30 minutos más (tiene que alcanzar entre los 96º a 100º en su interior). Si veis que después de estos tiempos necesitaría algo más de horno y la corteza ya está bien formada volver a cubrirlo.

Sacarlo y dejar enfriar en rejilla. Hay que esperar 24 horas antes de comerlo y es recomendable que esté bien tapado por papel sulfurizado y luego por su saquito de algodón.

domingo, 10 de octubre de 2010

BIZCOCHO DE NARANJA Y ALMENDRAS






Este bizcocho a parte de ser sorprendente por su sabor y por tener una textura muy cremosa, pertenece a esos dulces con mucha historia detrás.


Es un postre de origen judío, más concretamente sefardita. Como sabéis, los sefarditas fue la comunidad judía que habitó en España y la Península Ibérica desde el siglo VIII hasta 1492 en el que se decretó su expulsión o la obligación de convertirse al Cristianismo.


Durante mucho tiempo formó, junto con la comunidad musulmana y cristiana, el denominado crisol de culturas que situó a España en una posición muy privilegiada respecto a conocimientos y símbolo de convivencia.


Los judíos sefarditas vivieron y participaron muy de lleno en la "cultura mediterránea" y esto se plasmó en su gastronomía. Si tenemos la oportunidad de ver su recetario es cuando nos damos cuenta de qué poso tan grande nos dejaron y cuantas cosas hemos perpetuado casi idénticas desde aquellos tiempos.


Su repostería y la "nuestra" van muy de la mano: rosquillas, buñuelos, monas, tartas de almendra, hojuelas, bizcochos de frutos secos y miel, torrijas.... Y no sólo en las elaboraciones, sino también en el significado porque gran parte de ellos están pensados para celebraciones, ofrendas a familiares o miembros de la comunidad y vehículo para expresar los deseos de alcanzar y vivir momentos muy dulces.


Antes de hablar ya de los ingredientes os dejo con un provervio suyo que me encanta: "Lo que comiste o no comiste no importa. Lo que importa es que te sentaste a la mesa".





INGREDIENTES



  • 2 naranjas medianas de zumo

  • 4 huevos


  • 250 gr de azúcar integral


  • 250 gr de harina de almendra


  • 1 cucharadita de levadura


  • un chorrito de agua de azahar

Poner a hervir las naranjas bien lavadas (es preferible que sean ecológicas porque se va a usar la piel) y enteras en la olla express durante 18 minutos (tienen que quedar blanditas). Sacarlas, abrirlas y quitarles las pepitas si las tienen. Triturarlas, piel y pulpa, y reservar.


Batir los huevos con el azúcar hasta que esponjen. Se les añade entonces el agua de azahar, la harina de almendras y la levadura. Batir muy bien.


Por último incorporar el puré de naranjas y volver a mezclar.


Colocarlo en un molde de forma que la masa no alcance más de dos o tres dedos de alto.


Meter a horno precalentado a 180 grados durante unos 40 minutos. Probar a pincharlo antes de sacar. El interior ha de quedar un poco húmedo pero la aguja tiene que salir limpia.


No desmoldar hasta que esté completamente frío y con cuidado.





martes, 5 de octubre de 2010

CLAFOUTIS DE HIGOS

Aunque parezca mentira, esta tarta tan sencilla se ha convertido en todo un homenaje para mi familia.
Partiendo de la receta básica que conserva mi madre, y la cual me sirvió para poder hacer esta versión, hasta los ingredientes y quienes más la disfrutaron.
La hice con los primeros higos que nos dió una higuera, situada en el centro de una viña, que plantó y se encargó de mantener mi abuelo. Es un arbol con muchos años, que ha pasado por momentos mejores y peores pero que al final de todos lo veranos nos regala sus frutos dulces y carnosos.
Ahora que mi abuelo no puede cuidarla es mi padre quien lo hace y quien se encarga de traernos sus presentes. Aunque ya no da tanto fruto, todavía nos sigue ocurriendo que por mucho que nos gusten y por mucho que comamos parece imposible terminarlos antes de que se puedan estropear.
Esta vez, en un "alarde" de creatividad se me ocurrió, según vi llegar la cesta de los higos, probar a hacer esta tarta.
Es increible que con una receta tan sencilla, tan rápida de preparar y con ingredientes tan "normales" se logre un resultado tan maravilloso al paladar.
De verdad espero que la probéis y os guste
INGREDIENTES
  • 125 gr de harina
  • 220 gr de azúcar (puede admitir un poquito menos si eres poco goloso)
  • 230 gr de leche
  • 3 huevos
  • 30 higos maduros partidos por la mitad (los necesarios para cubrir apretaditos la base del molde)
  • azúcar y canela para espolvorear
Pintar el molde con aceite y forrarlo con papel de hornear (el aceite os ayuda a que el papel se pegue bien a las paredes y al fondo).
Colocar los higos partidos a la mitad y sin pelar cubriendo la base del molde (la parte de la carne del higo hacia arriba, la piel hacia abajo) de modo que queden muy bien apretados.
Batir el resto de los ingredientes y dejar caer suavemente esta crema sobre los higos (hacerlo con cuidado para que no se muevan) . Han de quedar tapados pero sin necesidad de estar totalmente sumergidos.
Espolvorear azúcar y canela al gusto.
Hornear a 180 grados entre 35 a 45 minutos.
Desmoldar con cuidado y cuando esté totalmente fría.
Este tipo de tartas ganan mucho cuando se toman de un día para otro. Si podéis darla un tiempo de reposo para que los sabores se asienten.
Ah! se me olvidaba, la última gran homenageada fue mi abuela que se pirria por los higos y sus postres!

lunes, 27 de septiembre de 2010

ROSCOS NEVADITOS DE GOFIO Y NARANJA

De nuevo a vueltas con el gofio... pero es difícil resistirse al aroma tostadito y además se puede trabajar de maneras tan diferentes ¿qué para qué sufrir aguantándose las ganas?.
Así que para parecer buena buenísima aproveché para hacer unos roscos que le encantan a mi madre para regalárselos y no parecer que solo hago recetas pensando en una misma...
La cuestión es que el gofio queda muy bien con los aromas y sabores de los cítricos y más cuando estamos utilizando aceite de oliva.
Se que este aceite consigue marcar con su sabor a los postres pero en mi opinión siempre para bien. Lo podéis cambiar por el de girasol que es más neutro aunque creo que para estos roscos no sería la mejor opcion..... pero claro, probar porque esto es a mi parecer y a vosotros os puede ir estupendamente con otro aceite.

INGREDIENTES:
  • 500 gr de gofio de trigo
  • 125 gr de azúcar integral (si tenéis blanca tambien os sirve)
  • 200 gr de aceite de oliva frito y frío
  • 110 ml de zumo de naranja
  • 2 huevos
  • ralladura de una naranja
  • azúcar glacé

Mezclar el gofio con el azúcar y la ralladura de la naranja.

Incorporar el aceite, el zumo y los huevos batidos y revolver muy bien hasta que estén todos lo ingredientes formando una masa suave y homogénea.

Dejarla reposar en la nevera una media hora.

Estirarla con rodillo hasta que alcance un grosor de 1 cm o 1.5 cm. Proceder entonces a formar los roscos con cortapastas (dos círculos uno más grande que el otro para poder hacer el agujero).

Ponerlos sobre la bandeja del horno forrada con papel de hornear.

Meter en el horno precalentado a 180 grados entre 12 y 15 minutos.

Espolvorearlos con azúcar glacé recien sacados.

martes, 21 de septiembre de 2010

MACAROONS DE AVELLANA

Macaroons de avellana y con azúcar integral de caña!!!!!.
Se que puede sonar...... diferente?......¡ pues que vivan las diferencias!.
Me noto exultante y es que después de un fin de semana intenso y divertido dando el curso de galletas en La Cocina de Babette tenía ganas de publicar algo nuevo. Y nada mejor que esto que es nuevo, super-sano y riquísimo.
Los frutos secos son un recurso maravilloso en repostería y no suelen dejar indiferente. Consiguen que hasta las recetas más sencillas parezcan muy especiales.
Además muchas de las elaboraciones que las llevan como ingrediente principal no llevan otra grasa que la del propio fruto lo que las hace menos pesadas y más saludables.
Pues he aquí un ejemplo de bueno para nuestro cuerpo y sus sentidos.
Lo habitual es que este dulce se haga a base de harina de almendra, azúcar glacé y claras de huevo. Me apetecía probar a cambiar el sabor con las avellanas y ver qué tal resultado daría el azúcar integral que no ha pasado por la manipulación del blanco en polvo.
Puede que esté mal decirlo.... pero han sido todo un acierto.... textura crujiente y liviana, y sabor intenso sin ser azucarado.
Son sencillas y ricas....... en fin ya está bien de venderlas, animaros a hacerlas!
INGREDIENTES
  • 115 gr de harina de avellana
  • 130 gr de harina integral
  • 2 claras de huevo

Batir las claras a punto de nieve dura (que haga picos).

Mezclar la harina con el azúcar y una vez hecho unirlo a lo anterior con movimientos envolventes para evitar que se baje.

Forrar una bandeja de horno con papel de hornear e ir dejando porciones, redondeadas con cuchara, de tamaño pequeño (como la boca de un vaso de vino) con bastante espacio entre ellas.

Dejar reposar mientras se calienta el horno a 180 grados.

Alcanzada la temperatura hornear entre 15 y 20 minutos.

Dejarlas enfriar sobre una rejilla.


lunes, 13 de septiembre de 2010

BIZCOCHO DE CEBOLLA Y QUESO



Llevo unos días muy cansada, con mucho trabajo y preparando el curso de galletas que doy dentro de poco, pero tenía ganas de publicar esto.
Lo hice hace poco como experimento, mezclando ideas de otras recetas porque me apetecía hacer un tipo tarta salada pero que ni fuera tipo pastel cuajado ni una tartaleta. Hay puddins que se acercan un poco a esta idea pero siguen siendo bastante húmedos.
Al final aparición este tipo bizcocho que aunque da imagen de compacto es bastante jugoso.
Se puede servir en rebanadas tipo pan de molde con una salsa ligera de quesos frescos con hierbas o con una de tomate natural cortado en dados pequeños y sin triturar.
Puede tomarse en caliente (tibio) o frío.


INGREDIENTES:
  • 270 gr de harina leudante


  • 30 gr de gofio de trigo (si no lo encontráis sustituirlo por harina integral o normal)


  • 1 cucharadita de levadura en polvo


  • 5 huevos


  • 1 yogurt de cabra


  • 50 gr de queso parmegiano rallado


  • 100 ml de aceite de oliva


  • 1 cebolla


  • 5 o 6 tomates cherry


  • sal y mostaza en polvo


Hacer un sofrito con la cebolla picada y los tomates pelados en aceite y salsa de soja. Ecurrir el aceite sobrante y reservar.

Batir bien los huevos con el aceite el yogurt y la sal.

Incorporar a la harina el queso ralldo, la levadura y la mostaza. Mezclar con lo anterior.

Ha de quedar todo muy bien incorporado antes de añadir el sofrito. Volver a amasar suavemente hasta que quede homogéneo.


Poner en un molde y llevar al horno precalentado a 180 grados unos 40´ o 45 minutos.



sábado, 4 de septiembre de 2010

TARTA DE CHOCOLATE Y GALLETA PARA DECIR "ERES LO QUE MAS QUIERO"


Una de las formas de demostrar que quieres a alguien es regalar u ofrecerle algo. Lejos de historias materialistas a mi me resulta placentero esta manera de dar cariño y sobretodo cuando lo hago por medio de un dulce o un postre.
El dedicarle el tiempo a pensar en algo especial que le pueda gustar y sorprender, prepararlo con calma y con todos los detalles, y tenerlo listo para ese momento de celebración o de sorpresa inesperada es algo que me encanta.
Se que me estoy poniendo tierna pero endulzar a los que quieres es algo que nunca está de más.
Llegados a este punto de empalago, os podréis imaginar que no soy de las que compra tartas y menos para cumpleaños..... y nunca para la personita que más me importa. De modo que un año más estuve dándole a la cabeza e imaginación ........¡ y es que es una crítica muy estricta!.
Tenía que lograr combinar las tres cosas que más la gustan: tartas de textura cremosa (pero no mousse), el siempre presente chocolate negro, y las galletas.
En fin, este es el resultado.
INGREDIENTES:
  • 200 gr harina
  • 100 gr mantequilla
  • 1 huevo mediano
  • 60 gr harina de almendra
  • 60 gr azúcar glass
  • 2 cucharaditas de cacao en polvo

Ingredientes para la crema:

  • 200 gr de chocolate negro al 70%
  • 500 gr de queso mascarpone
  • 140 gr de queso batido
  • 140 gr de azúcar
  • 2 cucharaditas de maizena
  • 3 huevos medianos

Lo primero es preparar la base de galleta.

Tenéis que sacar la mantequilla de la nevera justo cuando se va a utilizar. La cortáis en dados y se mezcla con los dedos con la harina normal y la de almendra, el cacao y el azúcar que ya tienen que estar juntas en un recipiente.

Se trabaja como para una masa quebrada, deshaciendo la mantequilla con la punta de los dedos e integrándola con el resto de los ingredientes hasta que se logre una textura arenosa. Será entonces cuando se incorpora el huevo batido. Formar una bola intentando no calentar ni amasar demasido la masa. Guardarla cubierta en la nevera una media hora.

Preparar el molde de unos 22 cm y de unos 5 cm de alto con aceite o mantequilla, sacar la base de la nevera y cubrir su base y unos 1,5 cm de la altura.

Pincharla e introducirla en el horno a 200 grados unos cinco minutos.

Mientras se prepara la crema.

Fundir al baño maría el chocolate, retirarlo del fuego y dejar que temple.

Batir los dos quesos con el azúcar y la maicena. Cuando la crema esté suave ir añadiendo los huevos y por último el chocolate sin dejar de batir.

Rellenar la base y meterla de nuevo al horno que habremos bajado a 180 grados.

Esta tarta tarda como unos 50 minutos en hacerse. Crece mucho aunque luego cae un poquito.

Su textura es tipo crema por lo que si la pincháis para ver como va, la aguja saldrá limpia pero húmeda, es lo normal.

Gana mucho si la hacéis el día de antes y la guardáis en nevera (tapada) y se saca un ratito antes de servir.

domingo, 29 de agosto de 2010

LAVASH




El Lavash aparece en el archifamoso libro "El aprendiz de panadero" de Peter Reinhart. Ultimamente estoy estudiando diferentes panes planos y ácimos, su historia y simbología (demasiado material por cierto, al fin y al cabo nuestra historia de la alimentación y la cocina empieza con ellos y sus múltiples variantes) pero mucho estudio y poca practica.


Al final ya me he decidido a encontrar el hueco para hacer alguno y he tirado de un clásico.


En el libro se comenta que es un pan fino de origen armenio pero enraizado con Irán y el Oriente Próximo y que a diferencia de otros panes de este tipo este busca quedar muy crujiente y fino.


Básicamente se busca lograr una masa muy muy fina y cocerla en el horno a una temperatura media para que se pueda alargar y conseguir secarlo y que cruja.


Yo he marcado unos cortes antes de meter en el horno para que luego, recién sacado y en caliente, me fuera mas fácil separar las tiras, pero también se puede hacer de una sola pieza sin marcar y romperlo en trozos desiguales cuando ya este frió.


Os paso la lista de ingredientes y como lo he hecho pero os advierto que hay diferencias con la receta original porque que conste que he intentado seguirla pero la masa se quedaba muy seca. Además he aprovechado para abusar un poco mas del aceite de oliva y he hecho un levado mas largo de lo que se pedía.




INGREDIENTES

  • 190 gr de harina integral de fuerza


  • 6 gr de sal


  • 1/2 cucharadita de levadura seca de panadero


  • 1 cucharada de miel


  • 30 gr aceite de oliva


  • 180 ml agua (poner esto de principio pero puede ser un poco mas)


  • queso parmegiano rallado, semillas


Poner en un recipiente la harina, la levadura, la sal, la miel, la mitad del aceite y el agua.

Mezclar y comenzar con el amasado.

Hemos de conseguir una masa muy suave y elástica. Hacia el final de amasado incorporar el resto del aceite y seguir amasando un poco mas.

Porque sea un pan plano no supone que la masa no tenga que ser elástica, es importante un buen amasado.

Poner el un recipiente y cubrir.

Dejar levar (en mi caso 2 horas larguitas).

Poner en la mesa, aplanar y bolear y pasarle el rodillo hasta conseguir un cuadrado lo mas fino posible (y que nos quepa en la bandeja!).

Dejarle unos minutos mientras preparamos la bandeja con papel de hornear.

Ponerlo en la bandeja y volver a aplanarlo todo lo posible. Pintarlo con agua y espolvorear el queso y las semillas. Hacer los cortes por los que luego dividiremos las porciones.

Meter al horno precalentado a 180 grados durante 20 minutos.

Sacarlo y terminar los cortes sin quitarlo de la bandeja. Pasados unos minutos lo podéis dejar en la rejilla.

viernes, 20 de agosto de 2010

DULCES Y PANES ARTESANOS EN SANTIAGO DE COMPOSTELA

Pasear por Santiago de Compostela es algo que no perdono (le pese a quien le pese) cada vez que estoy en Galicia.

Entre sus múltiples callecitas y callejones,cada uno con mas encanto, me encontré hace ya tiempo con la Panadería A Troia. No tiene una puerta grande y llamativa ni un escaparate de estos gigantes a los que ahora estamos acostumbrados, pero tampoco lo necesita.

Es un lugar recogido en el que en sus vitrinas y ventanas se agolpan galletas de múltiples sabores, panes, y panes dulces y de molde.





Ya nada mas entrar da gusto encontrarse con su decoración tradicional y cuidada, parece mas que entras en una casa de golosos que en una tienda.

Hay cientos de galletas guardadas en fracos de cristal con formas que se alejan de cualquier aspecto industrial, ni siquiera muchas de ellas se han hecho con moldes. Recuerdan a un dulce casero de nuestras abuelas en las que primaba el sabor y la calidad respecto a la imagen (sin que con esto quiera decir que no tengan un aspecto de fabula). Y en realidad es esto lo que se busca.

Hablando con su dueña no se cansa de confesar lo difícil que es hacer y defender un producto artesano como el que ella elabora.


La verdad es que sus galletas (que es a lo que yo siempre me lanzo cada vez que voy) son duritas, no se desmigan como las industriales, sus sabores son auténticos, si dicen que son de café no dudéis de que tienen el sabor autentico a café, o a la naranja o al chocolate... y por supuesto no pecan de empalagosas.

Otra cosa que demuestra lo bueno de estas galletas es que con comerte un par estas saciado y no necesitas paquetes industriales que no alimentan ni cuidan nuestra salud.



Espero que disfrutéis algo con las fotos al menos.




















viernes, 13 de agosto de 2010

LAS GALLETAS Y SU HELADO

Fresquitas, golosas... divertidas!.




Son un clásico del verano y con razón. Apetecen como postre, a media tarde.... en fin apetecen porque están muuuuuy frías, no empalagan y las puedes probar de mil sabores.




Las opciones de base de galleta para hacerlo son muchas, desde los tipo barquillo, a las muy finas y quebradizas o por la que me he decantado hoy una base mas tipo galleta normal, no excesivamente crujiente (sin ser blanda) y que se deshace un poco en miga.




Cualquier opción es buena, a mi me gusta mucho esta porque aguanta mejor el helado y su humedad y no es incomoda a la hora de morder (aunque olvidaros de que sea como esas industriales que ya vienen montadas y que no se mueven ni queriendo... vamos que parecen estar pegadas).




Es fácil preparar este postre porque tenéis las galletas hechas y solo es rellenarlas en el momento de servir.




INGREDIENTES



  • 60 gr de mantequilla en pomada




  • 60 gr de chocolate negro fundido al baño maría




  • 100 gr de azúcar




  • 190 gr harina de fuerza (si os gusta mas la de reposteria usarla)





  • 30 gr de nueces de macadamia molidas hasta que sean harina




  • 1 huevo



  • las semillas de una vaina de vainilla




  • nueces de macadamia picadas grueso para adorno



  • helado de vainilla


Mezclar el chocolate y la mantequilla y añadir luego el azúcar. Diluir bien e incorporar entonces el huevo. Batir hasta que este muy cremoso.


Añadir las dos harinas con las semillas de vainilla e integrar todo bien hasta lograr una masa suave.


Formar un cuadrado y cubrirlo con film. Guardarlo en nevera hasta que este bastante durito. Es importante que cuando lo saquemos para estirarlo y cortar con el cortagalletas este duro porque necesitamos una masa fácil de manejar para lograr un grosor de no mas de 0.4 mm para que aunque nos crezca en el horno no sea demasiado gruesa.



Formadas las galletas poner en una bandeja de horno forrada con papel de hornear y adornarlas con las nueces picadas.


Meter en horno precalentado a 180 grados 8 minutos (ojo con los tiempos aproximados. Normalmente las galletas no tienen que salir duras del horno, debeis ir tocandolas de vez en cuando para aseguraros. En este caso siempre que las useis para helados es preferible que queden todavia un poco mas blanditas que de costumbre, asi que tener cuidado).


Dejar enfriar en rejilla.


Reservar hasta que montemos el sandwich.








lunes, 2 de agosto de 2010

PAN PRET A PORTER






¿Os imagináis esos días en que os levantáis cansados y tenéis que encima correr y no podéis casi ni prepararos un desayuno apetecible....? (la pregunta debería ser si hay algún día que no sea asi... en fin). Bueno pues para eso esta este pan que le viene que ni pintado su nombre.


Imaginaros... tierno pero con la corteza tostada y ya relleno de mermelada y crema de cacahuete!.


En fin no es que me haya acabado de inventar los panes enrollados, pero la verdad es que estos suelen ser panes dulces o enriquecidos (que por cierto son de lo mejor que se ha inventado después de las pizzas =)! ) y mirando por lo presumidos que nos ponemos en verano y que ya le vamos a dar el toque dulce con el relleno, pues me apetecía partir de un pan integral de masa madre.


A mi me ha gustado como ha quedado la textura y la mezcla de sabores. En realidad es casi como una tostada.... pero mas rica, creerme porque tiene sus partes crujientes pero también otras mucho mas tiernas y cremosas y a su vez es dulce pero sin perder esa acidez de una masa madre de centeno.


Bueno, no me enrollo mas, espero que proveis y os guste.




INGREDIENTES




  • 200 gr de masa madre de centeno


  • 300 gr de harina de fuerza integral


  • 200 gr de harina de fuerza blanca


  • 250 gr de agua


  • 9 gr de sal


  • 1 cucharada bien colmada de miel


  • 100 gr mantequilla de cacahuete


  • 100 gr mermelada de frambuesa


  • 50 gr de fresas desecadas en trocitos (poner en remojo unas horas antes y luego escurrir)

Mezclar en un recipiente pequeño la mantequilla de cacahuete con la mermelada hasta que este homogeneo y reservar para utilizar de relleno.



El pan lo trabajaremos como se hace normalmente para los panes de masa madre.



Batir la masa madre con el agua hasta que este bien diluida. Añadir entonces las dos harinas, mezclar y dejar cubierta una media hora para que repose.



Añadir entonces la miel y la sal y comenzar con el amasado hasta que este elástica. Bolear y dejarla en un cuenco enceitado y tapado por un film para que haga el primer levado (con los calores de estos días a las dos horas ya esta esplendida).



Sacarla para doblarla y bolear.



Estirarla con un rodillo hasta formar un rectángulo que tenga un centímetro o centímetro y medio. Extender la crema del relleno bien hasta cubrir toda la superficie y adornar con los trocitos de fresa. Enrollar y ponerla en la bandeja del horno bien cubierta para que haga su segundo levado ( 1 hora y media en mi caso).



Meter al horno a 250 grados entre 15- 20 minutos (cuidado con el !, no olvidéis que en realidad son paredes muy finas y la idea es que estén tiernas!!).



¡ Que os ayude a empezar bien el día !

domingo, 1 de agosto de 2010

PASTEL DE CALABACIN CON PARMEGIANO Y PIMIENTA

Estupenda idea para estos días de calor porque aunque se puede tomar calentito probarlo frío que ayudara a pasar este calor que nos agobia.
Podéis hacerlo el día anterior y guardarlo fresco en la nevera hasta que lo vayáis a tomar. Además aguanta muy bien el congelado.
Se puede acompañar de una ensalada como he hecho hoy pero también queda muy bien con una salsita ligera de queso con albahaca.
INGREDIENTES
  • 1 kg de calabacin
  • 1cebolla
  • 200 gr de nata de 35%
  • 50 gr de queso parmegiano rallado
  • 3 huevos
  • 8 cucharadas rasas de harina gofio (o harina normal tostada o sin tostar)
  • sal
  • pimienta blanca y rosa recién molidas

Hacer al vapor el calabacin y la cebolla troceados.

Cuando estén blandos dejar enfriar y escurrir antes de batirlos con el queso, la harina y los huevos hasta que quede una crema suave. Salpimentar al gusto.

Precalentar el horno a 180 grados.

Podéis utilizar moldes individuales (tipo muffins o flaneras pequeñitas) o uno grande.

Si lo ponéis en los pequeño estarán listos en 30 minutos y si es uno grande tardara una hora mas o menos. Al pincharlo saldrá limpio aunque siempre un poco húmeda.

Que os ayude con los calores!

domingo, 25 de julio de 2010

TARTA DE CALABAZA SALADA

Con la calabaza se consiguen siempre tan buenos resultados y esta tan rica, tanto en dulce como en salado, que aunque no es su época conseguí un poco conservada al vacío y me apeteció mucho hacer una tarta (salada en este caso con ella) con ella para una comida en la que nos reuníamos familia.
La hice con una base de masa quebrada integral que contrastaba muy bien con un relleno que quedo cremoso y suave.
La medidas que os doy para la base me dio para cubrir el fondo del molde y hacer el dibujo de la superficie y sobro un poco así que si preferís no cubrirla o no hacer ninguna adorno por encima con hacer la mitad os vale.
INGREDIENTES Y ELABORACIÓN MASA QUEBRADA
  • 300 gr harina integral
  • 150 gr mantequilla recién salida de la nevera y cortada en daditos
  • media cucharadita (corta!!) de sal
  • 1 huevo mediano o pequeño

Poner la harina en un recipiente y mezclar con la mantequilla con los dedos hasta que se forme una especie de arena (no hay que amasar ni dar calor con las manos por lo que procurar que esta parte sea bastante ágil y rápida). Batir el huevo con la sal y añadirlo a lo anterior. Incorporar bien con la manos sin olvidar que lo que se busca es que todo quede bien mezclado pero sin amasar.

Aplanar con un rodillo hasta formar un rectángulo y meter en nevera una media hora (este ratito es el utilizaremos luego para hacer le relleno).

Forraremos el fondo del molde con la mitad del relleno. Para ello estiraremos la masa hasta que quede muy fina con el rodillo y la ponemos en el molde. Con este tipo de masa muchas veces es difícil trasladarla sin que se rompa, así que otra forma de hacerlo es estirarla solo parcialmente fuera, ponerlo en el molde y entonces terminar de estirarla con las manos y con mucho cuidado de no calentarla mucho.

Pinchar con el tenedor y meter al horno precalentado a 200 grados 5 minutos. Sacar y rellenar.

Estirar la otra mitad y cortar con el dibujo que queramos (tiras en este caso) y reservar en nevera.

INGREDIENTES Y ELABORACIÓN DEL RELLENO

  • 800gr de calabaza cocida sin piel en olla unos 15 minutos (tiene que estar muy blanda)
  • 200 gr de nata al 35%
  • 4 huevos
  • sal
  • 2 cucharaditas de mostaza
  • queso San Simón ahumado, no se el peso exacto que puse era una cuña de unos dos dedos de gordita (si no encontráis este queso sirve cualquiera de pasta blanda que tenga un sabor fuerte pero sin pasarse que perdemos el de la calabaza)

Aplastar la calabaza con un tenedor y añadirle los huevos batidos, la sal, la mostaza y el queso picadito. Batir hasta que este formada la crema. Incorporar la nata y batir muy poco solo para que se mezcle.

Rellenar nuestra tartaleta recién salida del horno y cubrirla con la pasta quebrada con la que hicimos los dibujos. Pintar con un poco de leche.

Meter al horno a 200 grados durante media hora y bajar a 180 grados diez minutos mas.

miércoles, 21 de julio de 2010

MERMELADA DE CIRUELA JAPONESA

Muchas veces olvidamos que las cosas mas sencillas son, en muchas ocasiones, las mejores y las que son capaces de provocarnos un murmullo de placer.
También somos demasiado dados a no recordar todo lo bueno que nos ofrece la Naturaleza y nos dedicamos a dejarla de un lado, no valorar sus tesoros y a maltratarla. Aunque yo he de mejorar mucho aun en llevar una vida respetuosa con el medioambiente el caso es que no olvido que todos los veranos tengo una cita con un árbol del que no se su nombre en concreto (¡lo siento!) pero que nos da un fruto delicioso : la ciruela japonesa.
¡Y da kilos y kilos!. Tenemos para comer, hacer pasteles y por supuesto mermelada!.
Estas ciruelas son de color rojo muy oscuro e intenso y del tamaño similar a una claudia (en cuanto pueda os pongo las fotos) y su sabor es increíblemente dulce y ácido a la vez.
Bueno pues yo, como buena chica, acudo todos los años a mi cita y el otro día recogí varios kilos de la fruta ya madura e hice unos 8 kilos de mermelada (el brazo duele un pelín al final, os confieso).
De aquí al final de verano me tocara otras tandas.... pero merece la pena. Duran todo el año y si con una rebanada de pan tostado ya esta de muerte no os podéis imaginar cuando se rellena un bizcocho, o se hace una tosta con queso de cabra derretido y un poco de la mermelada por encima, o minitartaletas de frutas con ella puesta de base.... en fin que la imanación os guié...
Os pongo la receta que podéis probar con cualquier tipo de ciruela, mirabelles o kiwi... o lo que queráis
INGREDIENTES
  • 1 kilo de las ciruelas pesadas sin hueso ( no necesitáis pelarlas)
  • 700 gr de azúcar

En un puchero profundo poner la fruta preparada y el azúcar y remover para que mezcle bien. Entonces encender el fuego y llevar a ebullición fuerte. No parar de remover durante unos 8 o 10 minutos.

Bajar un poco el fuego pero sin que deje de cocer y seguir removiendo (ya no es necesario que lo hagáis continuamente pero si de cuando en cuando).

El punto mas complicado que tienen las mermeladas es saber cuando están listas. En general con estas cantidades puede tardar unos 40 o 45 minutos, pero el tiempo no os va a dar muchas pistas porque varía bastante. Lo que viereis es que el liquido va reduciendo. Siempre va a estar liquida ¡siempre! lo único es que al final notareis que tiene un poco mas de densidad, pero tampoco mucha.

Al cabo de la media hora empezareis a hacer la prueba de la gota, es decir, con la cuchara que estáis removiendo dejareis caer un par de gotitas juntas en un plato, esperáis unos segundos e inclináis el plato. Al principio escurrirá muy deprisa y sera totalmente liquida, el punto óptimo se alcanza cuando pasados esos segundos al inclinarlo ya no esta tan liquida, tiende a escurrirse pero mucho mas lento. Si os parece que ha llegado ese punto, dejáis que enfrié como un minuto esas gotitas y volcáis otra vez, ahora apenas se moverá o lo hará muy poco.

Quitáis el puchero del fuego y metéis un poco de batidora por si ha quedado algún trocito de piel mas grande (no abuséis de la batidora que lo bonito es que se vean trocitos de piel) y vertéis la mermelada directamente en los tarros limpios en la que la vais a guardar.

Es importante que se pongan en los tarros nada mas retirarse del fuego porque si no empieza a endurecer. Los tapáis inmediatamente y dejáis enfriar.

Yo no he necesitado nunca hacer el vacio y algunas nos han durado hasta dos años (y porque nos las hemos comido!), lo único que por precaución los guardo en nevera.

Un detalle: yo le pongo esta proporción de azúcar pero hay a quien le gusta igualar el peso de fruta y de azúcar, yo no lo creo necesario, varía en cuestión de gustos y si por lo que sea veis que pasado mas de 45 minutos la mermelada no cambia gran cosa en cuestión de densidad entonces si podéis probar a poner un poco mas de azúcar y hervir unos minutos fuerte, por si os quedasteis cortos o la fruta necesita una ayuda de azúcar por no tener suficiente pectina (otro día os cuento las frutas que tienen mas o menos pectina, lo que influye en las mermeladas y como corregir sin necesidad de que quede demasiado dulce).

Dulces bocados!


miércoles, 14 de julio de 2010

PAN DE CHOCOLATE

Hace unos días hice mi habitual y muy recomendable visita a Madrid tiene Miga (http://madridtienemiga.wordpress.com/) y me encontré con la receta de Pan al chocolate.... me falto tiempo para probar a hacerla.
Eso si, ponen recetas fabulosas y que seguro que salen genial, pero....¿para que voy a seguirlas si puedo modificarlas y estar con el alma en vilo a ver si me he equivocado y al final la fastidio?, bueno, pues eso ¡viva el riesgo! (menos mal que Bea ya se encargo de darme buenas bases para luego experimentar...)
Las fotos no le hacen mucha justicia (mea culpa) y prometo que para el próximo pan usare un cuchillo mucho mejor que el he utilizado hasta ahora (que ya lo tengo en mi poder y no veáis la diferencia), pero estoy muy contenta con el resultado. Es super esponjoso, blandito, la corteza crujiente y para nada empalagoso. De hecho si no fuera por las pepitas de chocolate apenas tendría un dulzor un poco sutil que incluso le podría ir bien a cosas saladas (.... algunos quesos....).
El caso es que tal y como lo hice esta fenomenal para desayunos y meriendas con mermeladas y miel y frutos secos..... o solos (como hice yo).
Bueno ya me contaréis.
INGREDIENTES
  • 200 gr de masa madre
  • entre 250 y 260 gr de agua (yo empecé con 250 pero me pidió un poco mas)
  • 400 gr harina blanca de fuerza
  • 6 gr de sal
  • 30 gr de miel
  • 25 gr de cacao
  • pepitas de chocolate

Mezclar la masa madre con el agua y el cacao en polvo. Batir bien hasta que todo este disuelto, entonces incorporar la harina.

Mezclar hasta que no quede harina suelta y dejar que repose unos veinte minutos bien tapadito con film.

Añadirle la sal y la miel y empezar con el amasado.

Tendréis que amasar bien unos minutos. Al principio puede que la textura con la miel os resulte extraña pero luego evoluciona hacia un tacto mas normal.

Sera al final del amasado cuando incorporéis las pepitas. La cantidad es opcional y depende de gustos, admitir admite bastante pero la gracia de este pan es que sigue siendo un pan no un bollito y encontrarse pepitas solo de cuando en cuando tiene su gracia..... pero yo en gustos no me voy a meter, así que como os apetezca mas.

Amasar un poco mas para incorporar el chocolate y dejar levar cubierto unas 2-3 horas (vigilara ahora que hace mucho calor!).

Cuando haya doblado sacarlo del recipiente, volear y dividir en las porciones que queráis (también se puede hacer una sola pieza y que haga el segundo levado en su baneton).

Cubrir y dejar levar hasta que doble (a mi me tardo 1 1/2 hora).

Meter al horno al horno a 250 grados entre 20- 25 minutos (ojo! depende del tamaño, yo hice dos porciones).

Dejar enfriar en rejilla.

Espero que os guste tanto como a mi!!.